Facebook

¡El A, B, C… del cuidado de tu piel!

Nadie se salva de tener lunares en la piel, en general la mayoría de los seres humanos tienen manchas, marcas o lunares que ven de forma común, tanto que muchas veces nos olvidamos de revisar constantemente nuestra piel para verificar que ninguno de ellos cambie de tamaño, forma, color o que hayan aparecido algunos otros de los cuales no nos habíamos percatado.
El que aparezcan más lunares no necesariamente quiere decir que sea malo, pero debemos estar al pendiente de su desarrollo para descartar patologías que afecten nuestra salud.

¿Cómo debo revisarme?
Explora tus lunares y el de tu familia siguiendo el truco A, B, C, D, E, método desarrollado y usado por dermatólogos en todo el mundo. Si notas alguno de estos signos visita al Dermatólogo:
A: Si son Asimétricos
B: Si tienen Bordes irregulares
C: Si cambian de Color
D: Si crecen de Diámetro
E: Si Evolucionan

¡Tips para facilitar la revisión!

1.- Es más fácil entre dos, busca la ayuda de otra persona a la cual le tengas mucha confianza.
2.- Utiliza un espejo grande para que puedas observar tu cuerpo de pies a cabeza y uno pequeño para lugares específicos como nuca, orejas, hombros, espalda y entrepierna.
3.- No olvides zonas como: axilas, uñas, palmas de las manos y plantas de los pies.

 

Consejos del experto para una piel hidratada

Los cambios de temperatura, el frío, el viento, la calefacción entre otras cosas pueden desde resecar la piel, irritarla, descamarla y hasta deshidratarla. Cuídala y mantenla hidratada con estos consejos:

1. Para cuidar e hidratar la piel se debe tomar en cuenta su naturaleza, es importante asegurarse de elegir productos adecuados para cada tipo de piel.

2. El cuidado de la piel comienza con la limpieza, no olvides limpiar tu rostro todos los días por las mañanas y por las noches antes de dormir.

3. La exfoliación de la piel es recomendable; sin embargo, no es para todas las pieles cuando se frota, tu piel se vuelve sensible. La piel sensible es más propensa a los daños y se vuelve vulnerable a los rayos del sol. La mejor opción es exfoliar suave y solo hacerlo 1 o 2 veces al mes

4. Usar crema hidratante es indispensable, utiliza una de acuerdo a tu tipo de piel, mantén hidratada la piel del rostro y no olvides tus labios.

5. El uso del protector solar es indispensable todos los días, así como re aplicarlo a lo largo del día. Utilízalo siempre después de la crema para no disminuir su efectividad.

6. Hidrátate por fuera y por dentro: toma suficiente agua y come alimentos ricos en vitamina C y E